Cirugía de Piel

Injertos y Colgajos Cutáneos

Pronto

Cirugías de lunares (nevus)

Los lunares son protuberancias de la piel debido a una acumulación benigna de melanocitos, las células productoras del pigmento que da color a la piel.

Pueden ser de diferentes tamaños, formas y colores, dependiendo de su localización y modo de aparición. No obstante, suelen ser rosados o marrones, planos o elevados y de forma ovalada. Pueden estar aislados o en grupos.
Los lunares, o nevus melanocíticos, son muy frecuentes. Muchas personas nacen ya con algunos lunares (nevus melanocíticos congénitos) y desarrollan otros a lo largo de su vida de forma espontánea o como consecuencia de la exposición al sol.

En cada persona es habitual encontrar una veintena de lunares entre los veinte y los cincuenta años. Es en la pubertad cuando suele haber un mayor aumento del número de nevus, mientras que, a partir de los cincuenta, estos suelen ir desapareciendo. 
Estas pecas no solo pueden provocar un malestar estético, sino que es muy importante que el dermatólogo las examine y determine su grado de benignidad o malignidad y la necesidad o no de su tratamiento o extirpación.
Los lunares pueden cambiar con el tiempo sin que esto signifique siempre que se estén haciendo malignos. No obstante, hay que respetar los controles periódicos que fijará el dermatólogo para examinar su evolución.
Las pecas inusuales (nevus displásicos), es decir, distintas a las otras del cuerpo, tienen más probabilidades de convertirse en melanoma, un cáncer de piel que puede llegar a ser fatal. Ante cualquier cambio repentino en algún lunar, hay que acudir rápidamente al dermatólogo, ya que el diagnóstico y el tratamiento precoz mejoran mucho el pronóstico.

Cuanto mayor número de nevus tiene una persona, mayor es el riesgo de desarrollar melanoma. Especialmente si los lunares están en una zona del cuerpo muy expuesta al sol o que recibe traumas continuos, por ejemplo, con el afeitado si se encuentra en la zona de la barba. También si se tiene algún familiar que ha padecido un melanoma y muy especialmente las personas con piel, cabello y ojos claros.

Curación de heridas y úlceras. (Vacum, fibroblastos, hidrocoloides)

Una vez producida una úlcera cutánea se dan tres fases en el proceso de curación:

1. Fase catabólica o de inflamación
2. Fase asimilativa o de reconstrucción. Granulación.
3. Fase de epitelización.
Por este proceso anterior las úlceras se clasifican en:

Fase I. Desbridamiento, limpieza: Podemos observar en el suelo de la úlcera tejido necrótico
en forma de escara o esfacelos. El tejido necrótico esta
compuesto por colágeno, fibrina, y elastina.
Este tejido actúa negativamente en la fase de curación
con diferentes actitudes:
Obstrucción mecánica a la retracción de los bordes: no
fibroblastos
Barrera para la epitelización: escara seca no emigración
de granulocitos
Favorece la aparición de gérmenes patógenos.

Fase II. Granulación: Aspecto brillante, carnoso y rojo a lo que se le denomina
mamelones.

Fase III. Epitelización: Aspecto rosa perlado. Todos los productos existentes
para la cura de úlceras van encaminados a acelerar el
proceso de curación fisiológico.
Tratamiento local de la úlcera: Desbridamiento del tejido necrótico
Es el conjunto de acciones que podemos realizar para
conseguir eliminar el material de detritus que se encuentra
en el lecho de la úlcera. Desbridamiento quirúrgico
Se requiere conocimientos, destreza y técnica, en algunos
casos analgesia y la complicación más frecuente es la
hemorragia.
Desbridamiento enzimático
Se realiza mediante la aplicación tópica de enzimas que
actúan sobre la zona necrosada de la úlcera, destruyendola
sin lesionar el tejido sano.
Como enzimas desbridantes encontramos cremas como
Iruxol mono, Parkelase, Furacin….

Escleroterapia

Pronto

Sub-incisiones (Levantamiento de cicatrices hundidas)

Pronto

Tratamiento de cicatrices

Tratamientos para las cicatrices del acné
El acné puede dejar cicatrices que podemos tratar con diferentes técnicas terapéuticas.
Una de las secuelas más preocupantes del acné severo es la aparición de las antiestéticas cicatrices atróficas.

Estas se producen por una pérdida de fibras de colágeno, elastina y ácido hialurónico, lo que genera una pérdida de volumen en esas zonas. Debido a esto, nuestro objetivo terapéutico será estimular la producción de estas sustancias en la piel y, en ciertos casos, reponerlas.

Por su parte, aquellas cicatrices más deprimidas son causadas por bandas de fibrosis que tiran de la superficie de la piel hacia planos más profundos.

Las cicatrices atróficas son las más frecuentes en la cara y se dividen según su morfología en 3 tipos:

Tipo rolling u onduladas (superficiales y suaves como ‘ondas’).
Tipo boxcar o furgoneta (profundas con bordes definidos y mayores de 3 mm de ancho).
Tipo icepeak o picahielos (aquellas puntiformes pero muy profundas).


Esta clasificación ayuda a determinar qué tratamiento será más adecuado en cada caso.

Biopsias

Pronto

Crioterapia

¿Qué es?

La criocirugía de la piel o crioterapia es un procedimiento para tratar una lesión superficial de la piel por medio de la congelación, utilizando una sustancia muy fría, generalmente nitrógeno líquido (a -196ºC). La criocirugía o crioterapia permite eliminar la lesión sin dañar la piel sana a su alrededor. Produce el mismo efecto que una quemadura por calor, pero con mejor tolerancia, menos dolor y sin requerir, por lo general, de anetestesia local. 

¿En qué consiste?

El dermatólogo aplica mediante un pulverizador especial la sustancia congelada unos segundos, pudiendo durar entre uno o dos minutos, hasta que se forma una aureola de hielo alrededor de la lesión. Tras la aplicación, la zona se inflama y se enrojece. No es extraño que aparezca una ampolla en la zona tratada. Con el paso de los días, la inflamación y la ampolla van reduciéndose de forma progresiva, transformándose en una costra que terminará por caer. 

¿Para qué se utiliza?

Verrugas
Condilomas acuminados
Queratosis seborreica
Precáncer cutáneo (queratosis actínica)
Carcinomas 

Beneficios

Es un procedimiento rápido, por lo general se requiere de menos de un minuto y que puede hacerse en la propia consulta.

Aunque puede causar un poco de incomodidad, una sensación de calor y/o escozor, no es un procedimiento doloroso.

Electrocirugía

La electrocirugía o electrocauterización remueve el tejido lesionado mediante la aplicación de energía eléctrica. El procedimiento se utiliza con frecuencia para detener un sangrado durante una cirugía o después de una lesión.
¿En qué consiste?
Se utiliza una pequeña sonda con corriente eléctrica con el fin de cauterizar o destruir el tejido.

¿Para qué se utiliza?

Verrugas, Condilomas acuminados, Carcinomas, Adenomas, Fibromas, Queratosis, Granulomas, Siringomas y Queratoacantomas.

Radioterapia

Pronto

Tratamiento con péptidos

Pronto


Curridabat, San José, 500 metros sur de Plaza del Sol
+506 2280-1110

contacto@totaldermatologycr.com